Crea un ‘árbol de turbinas’ que genera electricidad sin hacer ningún ruido

El invento resulta ser muy atractivo para las grandes ciudades.

/

Árbol a Viento es el nombre que recibe el aerogenerador producido por la nueva empresa emergente New Wind, que puede mimetizarse muy bien dentro de los espacios públicos de cualquier ciudad.

Uno de los desafíos que presenta conseguir energía emergente es la ubicación de los aerogeneradores, ya que de forma habitual se instalan en espacios alejados de la ciudad para que puedan funcionar sin afectar el urbanismo. Con este modelo, eso ya no será un problema.

El modelo es similar a un árbol natural. Sus hojas verdes, son en realidad turbinas eólicas dependientes de un tronco de acero que funcionan como una red local de pequeños aerogeneradores silenciosos. Dichas hojas aprovechan la más mínima brisa de aire para producir energía.

“En un día sin viento observaba las hojas y su organización científica, parecían impulsadas por una fuerza invisible que las movía incluso con la mínima corriente de aire. Me pregunté cuantos vatios podría producir ese movimiento. ¿Y si hubiéramos recogido la energía? Y multiplicado por el número de hojas de un árbol, ¿cuánta energía habríamos cosechado?”, cuenta el fundador de NewWind.

El primer árbol eólico fue instalado en la Place de la Concorde en París, no desentonando para nada con lo que se encuentra alrededor. Por ser muy atractivo y funcional ya se pueden observar en Alemania y en Suiza. Se estima que la demanda de los mismos aumente en los próximos años.

Existen varios tamaños disponibles para este árbol artificial. El más grande tiene once metros de largo y cada uno de ellos tiene cables y generadores escondidos dentro del tronco de acero. Puede conectarse tanto en redes públicas como en viviendas particulares.

La idea de usar estos generadores de energía limpia, es reducir las emisiones CO a la atmosfera que se produce por los generadores de energía convencionales. El árbol tecnológico es agradable a la vista y produce desde 3.500 a 13.500 kWh, dependiendo de la intensidad del viento.

Los modelos actuales tienen 72 hojas artificiales que giran en posición vertical para aprovechar al máximo el viento. Gracias a esto, un solo árbol se puede suministrar lo necesario para cargar un coche eléctrico o una vivienda promedio en un ciclo de carga.

Los aerogeneradores tiene un costo individual de unos 30 mil euros. Pero como su durabilidad es ejemplar la inversión vale la pena. La empresa garantiza unos 25 años de permanencia y resistencia a las tormentas.

El destino final de estos árboles es la ciudad, donde pueden camuflarse en el urbanismo que incluya el toque verde. También se recomienda que muchos árboles distribuidos en todas las inmediaciones de la urbe pueden hacer lo mismo que un parque eólico centralizado.

Los árboles tecnológicos no son de presencia negativa y no representan un peligro para las aves como si lo son las turbinas giratorias convencionales. La integración de estos generadores de energía en el paisaje urbano es parte integral de las ciudades inteligentes.

Para New Wind el árbol eólico puede ser plantado tanto en áreas urbanas como rurales. “Aprovechando el flujo de aire inferior, puede funcionar con todo tipo de viento a 360°, en un entorno turbulento y natural, pero también en uno urbano y artificial. El diseño biomimético permite una integración perfecta en todos los tipos de paisaje”.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.