La policía detiene a dos menores cuando recogían cupo extorsivo

//
Los adolescentes confesaron que fueron enviados por un delincuente que cumple su condena en el penal El Milagro

Los adolescentes confesaron que fueron enviados por un delincuente que cumple su condena en el penal El Milagro

Se trata de los menores identificados con las iniciales V.W.P.G. (13) y F.J.R.C. (14), quienes fueron capturados luego de recibir un sobre manila con el dinero producto de la extorsión, la entrega se pactó en el domicilio del afectado ubicado en el centro poblado Alto Trujillo.

La información policial detalla que el denunciante de iniciales R.A.M.V. (33), era sistematicamente hostigado con llamadas extorsivas, desde hace aproximadamente un mes, y fue recién este miércoles que los delincuentes se atrevieron a dejar una misiva en su domicilio donde le exigían  el pago de 12,000 soles para no atentar contra su vida y la de su familia.

Tras realizar la denuncia en la Divincri Trujillo  (Sección de Secuestros y Extorsiones), se montó el operativo para detener esa misma noche a quienes recogerían el dinero, es así que estos menores inadvertidos de ello, llegaron al predio del agraviado, tocaron la puerta recibieron el sobre con 1200 soles, que fue el monto acordado y de inmediato fueron capturados por los agentes del orden.

En el interrogatorio manifestaron que fueron enviados por un hombre conocido con el alias de “Castro” y que purga condena en el penal El Milagro de Trujillo.

La Policía informó que las llamadas extorsivas hacia el fabricante de galpones se realizaron desde el reclusorio trujillano y que ya empezaron las investigaciones.

“Estamos haciendo las diligencias ampliatorias. Hay que tener conocimiento que la Policía Nacional utiliza instrumentos como son la geolocalización y otras para poder establecer de dónde provienen esas llamadas. También vamos a realizar algunas indagaciones y coordinar con personal del INPE para profundizar al respecto”, indicó el director de la III Macro Región Policial La Libertad, general Carlos Céspedes Muñoz.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.