Nacen 27 crías del casi extinto hurón de patas negras y le dan esperanza a la especie

En el Centro de Conservación de Phoenix se cuida a este hermoso animal.

/

En el siglo pasado al Hurón de patas blancas se le consideró extinto. Aunque aparecieron algunos en los últimos años, aun la cantidad no es considerada suficiente para que la especie se considere fuera de peligro.

De este animal solo existen 400 en todo el planeta. El “patas negras” es la única especie de hurón que es cien por ciento nativa de Norteamérica. No obstante, su presencia se ve afectada por la modificación del hábitat natural.

Por lo que la aparición de 27 nuevas crías en el Centro de Conservación de Phoenix, en Arizona, es una esperanza para revertir la que parecía una inminente extinción de este singular animal. Las crías son muy sensibles y requieren cuidados especiales para su crecimiento.

Estas nuevas crías representan un aumento de casi el 8 por ciento de la población total. Además, se tiene presente su nutrición en cautiverio para su desarrollo. El Hurón de patas negras en estado silvestre se alimenta principalmente de los perritos de la pradera los cuales están muy disminuidos.

“Ciertamente ha sido un año excepcional para los hurones en el Centro de Conservación”, dice la Dra. Tara Harris, Directora de Conservación y Ciencia en el Zoológico de Phoenix. ‘Tenemos la esperanza de que los animales nacidos en el Zoológico de Phoenix sean valiosos contribuyentes para la recuperación de su especie’.

En el centro de conservación, los hurones se encuentran en cajas especiales donde se colocan las crías en grupo de seis y con atención durante las 24 horas del día. En cada momento los profesionales velan por el cuidado de los mismos respetando su desarrollo natural.

Desde 1991 existe un programa de cría y liberación en el Zoológico de Phoenix de esta especie. Y aunque la dinámica es exitosa, no se puede garantizar la existencia permanente del hurón en estado silvestre por la alteración del ecosistema.

El avance de la sociedad moderna significa en otras latitudes el aminoramiento progresivo de la existencia de la fauna.

El trabajo apenas comienza, pero se permite pensar que esta especie se puede salvar. Ahora toca esperar el desarrollo natural de los mismos y que existan medidas de mayor consideración para los animales.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.